(+34) 916 916 896 | oficinacomercialenvaselia.com
Soluciones integrales de Envases
Envaselia

Envases: Funciones y Características

Envases: Funciones y Características

¿Qué es un envase?

Entendemos que un envase es todo material o recipiente que contiene, alberga o guarda un producto de cualquier tipo, y permite protegerlo de las condiciones exteriores y a la vez diferenciarlo de otros productos.

Esta definición, tan amplia como clara, es el punto de partida para hablar de los envases a nivel general: qué clases distinguimos, para qué sirven y de qué están hechos.

 

Clasificación de envases

Existen muchísimos criterios según los cuales es posible clasificar los envases. En este artículo nos centraremos en dos de ellos: según tipo de cierre y según material en el que se fabrican.

Clasificación de envases por tipo de cierre

Los envases por definición contienen y protegen productos, por lo que es fundamental que estén bien cerrados. Distinguimos varios tipos de sistemas de cierre:

  • Tapones: Son el tipo de cierre por antonomasia. Los encontramos coronando toda clase de envases: botellas, frascos, viales, tarros, etc. Se trata de una categoría enorme, en la que hay cierres de todo tipo.
    • Flip top: Este tipo de tapones Flip top presentan una bisagra (que puede unirse al envase mediante rosca o a presión). Esta, al abrirse, deja salir el producto a través del orificio que presenta en la parte centra. Este tipo de cierres puede verse sobre todo en envases para alimentación (por ejemplo, de aceites o salsas).
    • Disc Top: El tapón disc top permite controlar más fácilmente la cantidad de producto que sale de él. Consiste en un disco que, al ser presionado hacia un lado, deja a la vista una abertura por la que sale el producto. Este tipo de tapón es muy habitual en productos cosméticos.
    • De seguridad: Estos tapones cuentan con sistemas de seguridad, como cierres especiales o sellados que, además de conservar el producto intacto, dificultan su abertura, especialmente por niños. Son muy frecuentes en medicamentos.
    • Vasito dosificador: Otro tipo de tapón muy usual en la industria farmacéutica, que sirve a la vez de vasito para dosificar el producto.
  • Airless: Este tipo de cierre se utiliza mucho en envases de cosmética. Su diseño permite que salga el producto en la dosis deseada y a la vez impide que entre aire, manteniendo sus condiciones intactas.
  • Bombas: los cierres y dispensadores de tipo bomba también son muy frecuentes. Dentro de ellos distinguimos dos clases.
    • Dosificadoras: Las bombas dosificadoras liberan una cantidad determinada de producto al ser presionadas. Son habituales en envases de productos de limpieza.
    • Pulverizadoras: Este tipo de bombas pulverizadoras se caracterizan por pulverizar una finísima capa de producto, lo que las hace muy adecuadas para la cosmética.

Clasificación de envases por materiales en los que se fabrican

El material en el que se fabrican los envases es otro criterio que permite clasificarlos fácilmente. Así, encontramos:

  • Envases metálicos: El aluminio es una elección usual, dada su ligereza.
  • Envases de vidrio: Históricamente ha sido uno de los más utilizados a raíz de su rigidez.
  • Envases de plástico: A causa de su versatilidad, los plásticos de todo tipo son el tipo de material más habitual en el presente.
  • Envases de otros materiales: Aquí entrarían materiales híbridos o nuevos materiales como los bioplásticos.

Otras clasificaciones

Es posible clasificar los envases atendiendo a infinidad de criterios: su reciclabilidad, su forma, su resistencia o rigidez, etc.

 

Funciones del envase

Los envases tienen múltiples funciones, que pueden agruparse entre las principalmente utilitarias  y el valor añadido que aportan al producto.

Hablamos de funcionalidades utilitarias cuando nos referimos a aquellas que nos facilitan interactuar con el producto, como por ejemplo:

  • Contener el producto
  • Albergar el producto
  • Proteger sus cualidades intactas
  • Conservar el producto durante más tiempo
  • Transportar más fácilmente el producto

Otro tipo de funciones de los envases son las que, más allá del sentido estrictamente práctico, aportan un valor añadido. Por ejemplo:

  • Función estética, que hace que el envase resulte más atractivo para el consumidor y lo escoja frente a otros productos similares
  • Función de marketing, relacionada con cómo se vende o se publicita el producto
  • Etiquetado, que incluye información de gran utilidad sobre el producto y sus características
  • Información sobre la empresa y datos de contacto

 

Tipos de envase

Anteriormente hemos abordado en el blog cuestiones sobre las que suele dudarse, como la diferencia entre packaging, envase y embalaje. Sin embargo, es común que se empleen como sinónimos, y en el habla coloquial se habla de envase y packaging casi indistintamente.

Lo que sí se debe distinguir, ya que se trata de conceptos muy diferentes, es entre envase (o packaging) primario, secundario y terciario.

Envase primario

Hablamos de envase primario cuando este está en contacto directo con el producto, lo alberga y resguarda; pero a la vez es lo que se presenta directamente al cliente, por lo que a la función de seguridad del envase se suma el valor estético. Un ejemplo pueden ser los tetra bricks de leche o de zumo.

Envase secundario

Un envase secundario es aquel que alberga otro envase o packaging, el cual contiene el producto. La función de estos envases, por tanto, es estética y de marketing

Envase terciario

Por último, se consideran envase terciario los materiales que se destinan a proteger el producto ya envasado y empaquetado, con el fin de que llegue a su destino sin que se rompa o se deteriore. También pueden unir varios productos, especialmente si son pequeños. Las cajas de cartón, los palets, el plástico de burbujas, la cinta aislante… todos ellos son envases terciarios.

 

Materiales de los envases

Los envases pueden fabricarse a partir de materiales muy distintos. Cada material que se usa para fabricar envases tiene unas características concretas, y todos ellos presentan tanto ventajas como inconvenientes.

Envases de vidrio

Tradicionalmente, el vidrio ha sido el material por excelencia para la elaboración de envases debido a su dureza y a su capacidad de conservación.

Sin embargo, con la aparición de los plásticos, fue reemplazándose paulatinamente, sobre todo a causa de su fragilidad y de su peso, por otros materiales más ligeros, flexibles y resistentes como el PET.

Envases de PET

El Tereftalato de Polietileno o PET es uno de los polímeros más utilizados para la fabricación de envases.

Sus características son las siguientes:

  • Propiedades mecánicas excelentes (resistente al desgaste y al plegado)
  • Muy buena barrera a CO2 y aceptable a oxígeno y humedad
  • Alta resistencia química e indeformabilidad térmica
  • Transparente y cristalino, y admite algunos colorantes
  • Liviano
  • 100% reciclable

Otros materiales

Si bien el PET es el material plástico más habitual en la fabricación de envases, no es ni de lejos el único. Así, encontramos envases de Polipropileno (PP), Polietileno de Alta Densidad, Polietileno de Baja Densidad, etc.

Y, si bien se trata de una tendencia más reciente, los bioplásticos son una alternativa muy interesante que ha llegado para quedarse.

Compartir esta noticia