(+34) 916 916 896 | oficinacomercialenvaselia.com
Soluciones integrales de Envases
Envaselia

Tereftalato de polietileno

Tereftalato de polietileno

¿Qué es el Pet?

El tereftalato de polietileno (más conocido como PET) es uno de los materiales plásticos más utilizados, especialmente para la fabricación de envases.

Por su composición química, el tereftalato de polietileno o PET es un tipo de poliéster. Se obtiene mediante la policondensación entre el ácido tereftálico y el etilenglicol.

Una vez obtenido el material, puede procesarse de diferentes maneras para obtener productos derivados: mediante inyección, extrusión, termoconformado, inyección y soplado, soplado de preforma, etc. Si se busca la transparencia del material, este debe ser enfriado rápidamente después de ser tratado.

Las características del PET lo hacen un material muy adecuado para la fabricación de envases (especialmente botellas y frascos), piezas o incluso textiles.

 

Características y propiedades del PET

El resultado es un material con las siguientes propiedades:

  • Propiedades mecánicas excelentes (resistente al desgaste y al plegado)
  • Muy buena barrera a CO2 y aceptable a oxígeno y humedad
  • Alta resistencia química e indeformabilidad térmica
  • Transparente y cristalino, y admite algunos colorantes
  • Liviano
  • 100% reciclable

 

Ventajas del Pet

Muchas de las propiedades del PET son, en sí mismas, ventajas de este material. Su transparencia y su brillo lo hacen muy adecuado para envases de alimentos, bebidas y recipientes, ya que puede verse sin problemas qué contienen y en qué estado se encuentra. El hecho de que sirva como barrera a distintos gases permite, además conservar sólidos y líquidos en su interior con la mayor frescura posible. Es, además, resistente y flexible a la par que ligero (los envases de PET están hecho para pesar unas 20 veces menos que su contenido). La resistencia térmica es otra de sus ventajas (por ejemplo, puede introducirse en el microondas).

 

¿Cómo se recicla el PET?

Para reciclar el tereftalato de polietileno o PET, primero se separa de otros materiales y se limpia. A continuación, se tritura y vuelve a lavarse. Por último, las escamas de plástico resultantes, ya limpias y secas, se someten a una extrusión con temperatura y presión para obtener un nuevo producto.

El producto obtenido, PET reciclado o RPET, puede volver a utilizarse en envases de muchos tipos, si bien no en la industria alimentaria.

Para más información sobre el proceso de reciclaje del PET y otros plásticos, puedes consultar nuestro artículo dedicado al tema.

Compartir esta noticia