(+34) 916 916 896 | oficinacomercialenvaselia.com
Soluciones integrales de Envases
Envaselia

PET o PVC: Cuándo usar cada uno

PET o PVC: Cuándo usar cada uno

Si bien la versatilidad es una de las principales cualidades de los polímeros, lo cierto es que cada tipo de plástico está especialmente pensado para unos usos determinados. Estos dependen de las propiedades y características de cada variedad. Por ejemplo, el PET y el PVC tienen aplicaciones distintas.

 

Plástico PET: definición y características

Como definimos en la entrada dedicada a este tipo de plástico, el tereftalato de polietileno o PET es uno de los materiales más utilizados para la fabricación de envases.

Este tipo de poliéster, obtenido por la policondensación entre el ácido tereftálico y el etilenglico, puede procesarse mediante inyección, extrusión, termoconformado, inyección y soplado, soplado de preforma, etc.

El PET destaca por las siguientes características:

  • Muy buena barrera a CO2 y aceptable a oxígeno y humedad.
  • Alta resistencia química e indeformabilidad térmica.
  • Propiedades mecánicas excelentes (resistencia al desgaste y al plegado).
  • 100% reciclable.
  • Transparente y cristalino, y admite algunos colorantes.
  • Muy ligero.

 

Plástico PVC: definición y características

El PVC o policloruro de vinilo es uno de los derivados del plástico más versátiles que existen y, junto con el PET, de los más utilizados en todo el mundo.

Algunas de las principales características del PVC son las siguientes:

  • Destaca por su resistencia, tanto a la abrasión como al impacto. Los productos elaborados con PVC tienen una larga duración, y esta cualidad lo hace idóneo para su uso en la construcción.
  • Es estable e inerte, muy adecuado para usos en los que la higiene es una prioridad.
  • Es un material termoplástico, esto es, puede fundirse y moldearse varias veces.
  • Gracias a su versatilidad se presenta en un rango de durezas muy amplio.
  • No se quema con facilidad.
  • Es un material muy aislante, por tanto, muy utilizado en electricidad.
  • Muy buena relación calidad/precio.

 

¿cuándo usar cada uno?

Tanto el PET y el PVC están entre los materiales plásticos más empleados, si bien su uso difiere.

Cuando se trata de la fabricación de envases, el PET se lleva todas las papeletas. Sus cualidades son idóneas para producir fácilmente envases para cualquier sector: alimentación, cosmética, farmacia, limpieza, etc. La fabricación en envases de PET es rápida y económica. A esto se suman su resistencia, hermetismo, flexibilidad y ligereza. Es frecuente que las botellas y los frascos sean de PET por estos motivos.

El PVC, a su vez, también puede encontrarse en envases, como botellas de champú o gel y otros productos de higiene y limpieza. Sin embargo, su ámbito de uso es tan amplio que los envases constituyen una pequeña parte de este. Su alta resistencia y larga duración lo hacen óptimo para la construcción y la fabricación de elementos como tuberías. Sus cualidades aislantes, además, lo convierten en un material muy adecuado para instalaciones eléctricas.

Como conclusión, el PET y el PVC tienen en común lo generalizado que está su uso y su versatilidad. Sin embargo, cada uno destaca en unos campos diferentes. Es importante conocer cuál es el uso óptimo de cada tipo de plástico, con el fin de aprovechar al máximo sus cualidades y propiedades.

Compartir esta noticia