(+34) 916 916 896 | oficinacomercialenvaselia.com
Soluciones integrales de Envases
Envaselia

Mejora la Confianza de tus Clientes

Mejora la Confianza de tus Clientes

Formas en las que el packaging puede mejorar la confianza de los clientes en tu negocio

Uno de los factores más determinantes del éxito de un negocio (y, por tanto, más buscado por los emprendedores) es la confianza que los clientes depositan en él. Esta se puede incrementar de muchas formas distintas, que se resumen en mostrar atención al detalle y preocupación por el bienestar de los clientes. Una de ellas, que es frecuente que se pase por alto, es el packaging.

Los envases y embalajes en los que se presentan los productos dicen mucho más de lo que parece y, en muchas ocasiones, pueden llegar a ser una carta de presentación de la marca. En el listado que aparece a continuación se indican algunos consejos para trasmitir confianza a través del packaging:

 

Diferenciarse de la competencia

Es importante que el envase o embalaje que alberga los productos sea llamativo e incluya algún elemento diferencial respecto a la competencia. Hay que tener en cuenta que la apariencia de un envase puede llegar a ser la razón por la que los clientes se decanten por una marca en lugar de por otra.

 

Ofrecer la información necesaria

El elemento informativo de un packaging es tan importante como su valor promocional. Es imprescindible que el envase del producto que se quiere vender contenga información correcta y suficiente como para permitir que el cliente sepa exactamente lo que va a comprar. En sectores como el de alimentación, el de farmacia o el de cosmética se debe tener una gran precisión en este aspecto.

 

Optar siempre por la funcionalidad

Los envases y embalajes se diseñan especialmente para ser prácticos y funcionales, tanto en tiendas y comercios como a la hora de ser manipulados por los clientes.

 

Analizar los costes en cada caso

Los costes de fabricación son un factor determinante a la hora de elegir un embalaje u otro para los productos. Si bien los materiales de calidad proporcionan acabados que llaman la atención de los clientes, el envase no debería costar más que el producto. La clave es una buena relación calidad-precio.

Compartir esta noticia